Design Thinking, Lean Startup y Agile: ¿Cuál es la diferencia?

Esos son algunos de los comentarios que escucho cada vez que hablo de uno de los conceptos anteriores.

“El Design Thinking retrasa la puesta en producción” oh no, ¿tal vez sea lo mismo?” y “Ah, Ok… , ¿entonces estas hablando de metodologías ágiles?” o “Creo que Agile es una palabra Fancy”

Voy a tratar de aclarar como se relacionan estos conceptos y cómo pueden jugar juntos.

Design Thinking

Es un proceso iterativo en el que profundizamos para comprender el dolor del usuario, desafiar las suposiciones, redefinir los problemas para crear nuevas estrategias y soluciones.

En oposición a nuestro famoso “Brainstorming” el Design Thinking promueve el “Painstorming” (Lluvia de dolores) para detectar completamente las fricciones del usuario.

Las fases habituales del Design Thinking son las siguientes:

  • Empatiza con los usuarios.
  • Definí lo que tus usuarios quieren, su problema y sus insights.
  • Challengeá los supuestos creando nuevos conceptos para soluciones innovadoras.
  • Prototipá para empezar con la solución.
  • Proba, proba y seguí probando.

Según Tim Brown, director ejecutivo de IDEO: “Design Thinking es un enfoque de la innovación centrado en el ser humano que se basa en el conjunto de herramientas del diseñador para integrar las necesidades de las personas, las posibilidades de la tecnología y los requisitos para el éxito empresarial”.

Lean Startup

Es una metodología para desarrollar negocios y productos, que tiene como objetivo acortar los ciclos de desarrollo de productos y descubrir rápidamente si un modelo de negocio propuesto es viable; esto se logra mediante la adopción de una combinación de experimentación impulsada por hipótesis comerciales, lanzamientos de productos iterativos y aprendizaje validado.

La metodología lean startup nació en Silicon Valley en los años 90, pero el uso de la palabra “lean” tiene sus raíces en el sistema de producción lean de Toyota. El sistema de fabricación ajustada de Toyota se utilizó para construir cosas de manera eficiente, pero no dice qué se debe construir.

Utilizando las palabras de Eric Ries: “The Lean Startup proporciona un enfoque científico para crear y administrar nuevas empresas y hacer que el producto deseado llegue a las manos de los clientes más rápido. El método Lean Startup le enseña cómo impulsar una startup, cómo dirigir, cuándo pegar un bolantazo y cuándo perseverar, y hacer crecer un negocio muy rápido. Es un enfoque basado en principios para el desarrollo de nuevos productos “.

Agile

Es una forma de trabajar, basada en un desarrollo iterativo, entrega incremental y reevaluación continua de un producto.

Como se utiliza principalmente en el desarrollo de software, se basa en una idea clara del concepto del producto y su mercado.

Contrariamente a la idea de centrarse en un conjunto de funciones a desarrollar, Agile se centra primero en las funciones de alto valor.

Agile se trata de producir resultados tangibles y funcionales después de cada iteración. De acuerdo con los 12 principios del Manifiesto Ágil, “El software funcional es la principal medida del progreso”. Entregá un borrador y después revisalo según las sugerencias de la gente. ¡Nunca entregues todo de una!

Design Thinking, Lean Startup y Agile se pueden combinar como se muestra en la siguiente imagen.

  • Empatizar, definir y ser creativo a través del Design Thinking.
  • Convertir las ideas en modelos de negocio siguiendo lean startup.
  • Creá y entregá el producto de forma incremental y más rápida a través de procesos ágiles.

¿Por qué hacerlas jugar en equipo?

Si el 90% de las startups fracasan porque producen productos que nadie quiere, la combinación de esa metodología reduce drásticamente este riesgo de fracasar.

Como probablemente hayas notado, las tres metodologías tienen en cuenta al usuario final, a través de comentarios directos. Este circuito de retroalimentación asegura que ningún producto se cree sin un propósito para el usuario final. Esto está claramente en contra de la antigua forma de planificar una obra maestra y luego comenzar a construir un producto real basado en una lista de características predeterminadas.

Siempre es mejor paso a paso, con feedback de todos los usuarios y sobre todo con visibilidad de lo que pasa en el real time del producto.

Así lo hacemos en Paisanos.