Hacerlo simple a lo simple.

¡Como nos gusta complicarnos a las personas!, todos llenos de problemas y de ansiedad. ¿Por qué? Si todo debería ser mucho más simple. ☺️

Una de las frases más conocidas de Steve Jobs decía “Lo simple puede ser más difícil que lo complejo. Tienes que trabajar duro para aclarar tus ideas para hacer que lo que pienses sea simple”. Son palabras complejas de entender a primera leída, pero en el fondo, el sentido de la frase nos transmite el equilibrio de la simplicidad. Si imaginamos una línea, y en la derecha situamos lo muy complejo y en la izquierda lo más sencillo, podemos definir un punto en el centro donde se sitúa el equilibrio. por esta razón es la búsqueda que hacemos en PAISANOS transmitiendo calma Primero para adentro y después para afuera.

Vamos a pensar en la simplicidad relacionada con el liderazgo. Todos los grandes referentes en las organizaciones, tienen que tener la simplicidad como una habilidad permanente. Por lo general se tiende a pensar que algo complicado de hacer, tiene más mérito que algo sencillo, ya que requiere más esfuerzo y trabajo. Los humanos somos una raza que tenemos una innata tendencia a complicarlo todo. Pero es necesario destacar que hacer lo simple no significa hacerlo simple. Se trata más bien de encontrar la mejor manera de llevar adelante un proyecto, modelo de negocio o proceso que facilite las cosas tanto para el cliente como para el equipo.

Lo mismo sucede con los productos digitales. Es básico y fundamental diseñar un sistema usable y simple. No solo porque va a ser más fácil implantar, sino porque la curva de aprendizaje va a ser más corta para los usuarios, y estos le darán más valor al producto. Está claro que el usuario que dedique más tiempo del esperado para poder aprender o utilizar un producto no lo va a valorar. Incluso será reacio a utilizarlo.

Cada persona que se involucra en el proceso de construcción de un nuevo producto digital, atraviesa lo que internamente llamamos apaisanar. Es como un reseteo de mente donde cambiamos la percepción de lo que vamos a desarrollar para que tenga un sentido de uso cotidiano real y no sea solamente una buena idea. El objetivo es que las personas que sean los usuarios finales sientan que lo que pensamos va a formar parte de su vida.

Como podemos ver, la simplicidad es una cualidad en cualquier ámbito. Desde el liderazgo de equipos, la comunicación o el desarrollo y usabilidad de un sistema, la simplicidad tiene que gobernar. En el momento en que cualquier tarea o procedimiento se convierta en más complejo de lo que debería, es necesario pararse a pensar en cómo lo estamos haciendo, y simplificar los elementos que sean prescindibles. Tenemos que ponernos en la piel de la persona que es miembro de nuestro equipo, de aquel cliente potencial o del usuario que ya utiliza nuestro producto.

No creo que sea el camino más corto, pero nos encanta trabajar para hacerle la vida más fácil a las personas, para hacerlo simple, hacer lo simple.

Gracias, Santi.-